Se puede aplicar a alimentación, pero es algo más general. A determinadas empresas se le ofrece el que a través de una app indiquen los productos que tienen y sus precios. Ellos a cambios por ejemplo de 30 euros al mes pagan el servicio. Para los clientes es totalmente  gratuito, en función de donde estén y lo que busquen tendrán las mejores ofertas, pues entre todos los proveedores dados de  alta siempre tendrán el mejor precio, esto también tendrán a raya las grandes multinacionales por ejemplo de alimentación al conocerse sus precios.