Los 'puntos violetas' son espacios de ayuda a la mujer en los que se encuentran personas especializadas en prevención y asesoramiento contra agresiones machistas. Se las puede identificar porque llevan un pañuelo morado en el brazo. 

Estos puntos y stands deben funcionar como espacios para atender a las víctimas en el caso de que una agresión se lleve a cabo y, sobre todo, debe ser una iniciativa que se aplique a todas las fiestas y festivales que se celebren. Desgraciadamente estos ambientes nocturnos han sido escenario del no respeto y de la no libertad. Está siendo hora de que esto cambie y que todas y todos podamos divertirnos sin tener que preocuparnos por la lacra de la violencia machista.