Aunque ya he expuesto mi opinión de que los micromachismos no son un problema real, gracias a una profesora de literatura seme ocurrió una idea que podría dar una solución para este problema y no creo que sea muy dificil de conseguir.

Básicamente, la RAE acepta términos o expresiones del lenguaje que sean conocidos por la mayoría, aunque no sean usados por todos, y que se lleven usando un cierto tiempo para asegurar su continuidad en la sociedad (como ha pasado con términos como almóndiga)

La solución consistiría en decidir entre todos una sola forma de eliminar los micromachismos, ya sea con e,@, x... pero usando una sola de ellas. Concretar las "normas para su escritura", palabras o formas de expresión que se quieran cambiar. Y por último, esperar pacientemente a que esto sea aceptado por la gran mayoría para que la RAE pueda considerarlo como algo que va a mantenerse mucho en el lenguaje.