Cada día compramos productos en los supermercados que están envasados de alguna manera, y cada día los vaciamos y los tiramos. Son prácticamente toneladas diarias de petróleo malgastadas en el camino del supermercado a casa.

Los supermercados los compran envueltos y a nosotros no nos queda otra alternativa que comprarlos así.

Pero, ¿y si en los supermercados hubiese productos que no tuvieran envoltorio?

Tenemos la capacidad suficiente como para no tener que envolver individualmente cada producto sin que deje de ser higiénico. Imaginad un supermercado en el que el tomate frito, por poner un ejemplo sabroso, estuviese en un tonel con gran capacidad, y el comprador fuese con su tetrabrik de casa, lo rellenase, lo pesase y se lo llevase a casa.

Esto podría hacerse con la gran mayoría de productos. El comprador podría llevar los envases vacíos y reutilizables de casa, llenarlos en el supermercado y volver a empezar. Las ventajas de éste supermercado serían increíbles.

  • Los fabricantes no tendrían que gastarse dinero en el envase y, si vendiesen los productos al mismo precio, podrían ganar más dinero.
  • Los kilos de basura que generamos diariamente bajarían muchísimo, los camiones de basura podrían pasar menos.
  • Ahorraríamos muchísimo petróleo.
  • Los supermercados que comenzasen la iniciativa ganarían buena fama por “eco  friendlies”.

 

Estoy seguro que en el futuro todos los supermercados serán a granel, ya que ahora mismo no somos sostenibles y la falta de recursos en un futuro nos obligará a cambiar. Así que, porqué no adelantar el futuro?